top of page
  • Foto del escritorOroyelix Lozada

Emprender en pareja: razones emocionales vs. razones empresariales

Emprender en pareja fue para mí una experiencia emocionante y gratificante. Ahora, me permito y quiero hablarte de cómo puede ser importante considerar planificar y separar tus razones emocionales de las razones estratégicas que te lleven a elegir embarcarte en esa aventura de hacerlo con tu pareja.


A lo largo de mi experiencia, emprendiendo en pareja y luego continuar con el negocio aún después de decidir separarnos, he aprendido que el éxito en los negocios se basa en la planificación estratégica y la toma de decisiones fundamentadas.


Te planteo cinco razones -y muchas preguntas- a considerar al momento de decidir si emprender en pareja, centrándome en los aspectos empresariales más que en los emocionales:


1. Complementariedad de habilidades: Cuando se emprende en pareja, es crucial identificar y valorar las habilidades complementarias de cada individuo. Piensa en los elementos que conforman un negocio: administración, gestión, finanzas, marketing y comunicación, atención al cliente, etc. Esta diversidad de habilidades permite cubrir una gama más amplia de funciones empresariales, fortaleciendo así la capacidad de la empresa para enfrentar desafíos y aprovechar oportunidades.

¿Cuáles son las habilidades que identificas en tu pareja que sabes que tú no posees? ¿Lo que veo en el otro es así o está distorsionado con mi cerebro enamorado?


2. Doble red de contactos: Un emprendimiento en pareja puede aprovechar las redes de contactos individuales de cada uno de los socios. Esto significa el doble de conexiones, lo que representa una enorme ventaja para el crecimiento del negocio. Además, tener acceso a diferentes círculos sociales puede abrir puertas a oportunidades de colaboración, financiamiento y expansión que de otro modo podrían ser difíciles de alcanzar.

¿Es mi pareja alguien que conoce gente? ¿Se le da bien hacer el networking? ¿Es una tarea que podríamos hacer en conjunto o es algo en lo que sé que no estoy dispuesto y tampoco quiero trabajarlo?


3. Mayor resistencia ante los desafíos: Emprender es un camino lleno de desafíos, incertidumbre y obstáculos. Tener a alguien de confianza a tu lado puede brindar un importante apoyo emocional y práctico. En mi caso, ambos socias nos compartimos la carga de trabajo, la toma de decisiones conjuntas y nos ofrecemos mutua motivación y el aliento necesarios para superar momentos difíciles (como cuando llovía en el techo de las paredes de la fábrica). Esta resistencia compartida puede ser fundamental para la supervivencia y el éxito a largo plazo del negocio.

¿Cómo somos capaces de enfrentar los desafíos que hemos tenido como pareja? ¿Puedo extrapolar eso en caso de tener una negocio? ¿Me siento segura/o en la forma en la que encaramos las vicisitudes?


4. Mejora en la toma de decisiones: Dos cabezas piensan mejor que una, especialmente cuando se trata de tomar decisiones empresariales importantes (te comparto algunos ejemplos de mi negocio: evaluación de costos y recorte de gastos, crear nuevos productos, ampliar el mercado nicho, diseño de plan de negocio, cambio de sistema de gestión de pedidos).

Al emprender en pareja, se pueden beneficiar de diferentes perspectivas y enfoques para resolver problemas y aprovechar oportunidades. El diálogo constante y la colaboración estrecha entre los socios pueden llevar a decisiones más informadas, con perspectivas y criterios estratégicos que reducen el riesgo de errores costosos.

¿Tenemos una comunicación abierta, exponemos argumentos y nos decantamos por decisiones bien informadas? ¿Somos impulsivos, analíticos? ¿Qué criterios usa cada uno para tomar decisiones importantes?


5. Compromiso y responsabilidad compartida: El compromiso y la responsabilidad son fundamentales para el éxito empresarial. Al emprender en pareja, ambos socios tienen un interés personal en el éxito del negocio, lo que puede fomentar un mayor compromiso y una dedicación total. Además, la responsabilidad compartida implica que cada socio se siente responsable no solo de su propio desempeño, sino también del bienestar y la prosperidad del otro, lo que puede motivar un trabajo más arduo y una mayor cooperación.

¿Cómo entiende mi pareja tener un negocio? ¿Se preocupa por la prosperidad individual? ¿Mantenemos una relación horizontal?


Dentro de las consideraciones emocionales puede figurar el cariño, el amor que le tienes, la visión de futuro que te imaginas a su lado, los gestos y acciones amorosas que te hacen ver y sentir que todo va a salir bien. Sin embargo, creo que lo más importante es concentrarse en las ventajas y razones estratégicas que seguirán como bases sólidas aun cuando algo cambie en el vínculo.


Las relaciones van mutando, así como cada uno también va evolucionando. Es importante que la pareja tenga en cuenta que las razones emocionales pueden variar y que entones las consideraciones empresariales o estratégicas tendrán más protagonismo. Se debe trabajar la madurez emocional que implique comunicación abierta y asertiva, toma de decisiones colaborativas y un compromiso compartido con el éxito del negocio.



18 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

Si quieres vivir de tu emprendimiento sigue este ABC.

Si quieres que tu negocio progrese Si quieres que tus ganancias se multipliquen Si quieres que tu idea de negocio no muera en el intento Si quieres vivir de tu emprendimiento ¡Pon foco en las finanzas

Tres actividades que nunca pensé en delegar

Conforme tu negocio va creciendo, vas entendiendo que no puedes ser el «todero» o «todólogo». Llega el momento que muchos tememos: Delegar, dejar que otros hagan por ti. Te quiero contar sobre 3 activ

Comments


bottom of page