top of page
  • Foto del escritorOroyelix Lozada

Pasé de no tener empleo a crear múltiples fuentes

Hace 4 años un programa chileno se interesó en contar la historia de dos venezolanas en Uruguay. Ese es el poder de la globalización.


¿La noticia? Emprender en tiempos de pandemia, la primera fábrica de tequeños en Uruguay. La gastronomía venezolana está conquistando el mundo 🌍 li-te-ral porque estamos regaditos por doquier.


La presentadora venezolana pronunció las palabras: 


Imagínate crear tu propia fábrica de Tequeños.


Cuando la escuché, pensé:

— Qué arrecho suena eso. Eso lo hicimos nosotras. Suena inmenso 😨


¿Es realmente así de grande? Depende de cómo lo quieras ver. Fue y es un sueño cumplido, crear la primera fábrica de Tequeños de Uruguay ha sido el reto más grande que jamás pasó por mi cabeza lograr. 


Cortar la cinta dorada es solo la punta del iceberg. Un recorrido de 4 años y medio de ensayo y error, desde la receta de la masa, aprender a cortar el queso con forma de paralelepipedo perfecto, de probar otros sabores ignorados en su momento 😅, de lidiar con el desinterés de los potenciales clientes hasta obligarte a creer en ti cuando nadie lo hacía. 


Es fácil verlo ahora, parece fácil, ¿no?

Escribo estas líneas porque necesito que tú que me lees entiendas que esto se ha logrado así: hacer, enrollar, picar, publicar, estudiar, explorar y probar cientos de formas de hacerlo diferente. 


Coño, que uno se lo ha sudado porque le mete toda la pasión, inversión de infinitas horas y ganas de hacer que el proyecto que tienes en la cabeza tenga cuerpo y alma tal y como lo quieres.


Hay días terribles, malos, sin motivación, ni ánimos de nada.

¿Y qué se hace? Revisas y repasas en el porqué lo estás haciendo. 


Eres el compromiso y la responsabilidad que cumples contigo mismo. Eres las palabras que te dices y honras. Lo mejor es cuando eso se hace notorio y despiertas la inspiración en otros.


Todo tiene un precio y tienes que estar dispuesto a pagarlo con esfuerzo y muchísima paciencia. No te quedes con una inspiración pasiva, ve, muévete y paga el precio de alcanzar lo que para ti es el éxito. 


Me gustan las inyecciones de dopamina que me brinda, sin agujas el hecho de superar retos que me trazo. Quiero uno más siempre, ¿tú qué quieres? ¿qué te mueve?

7 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

Comments


bottom of page